Los centros comerciales son los lugares más concurridos en cualquier ciudad, por lo cual es necesario tener vigilancia adecuada y eficiente, porque siempre existe el riesgo de asaltos a las tiendas y a los transeúntes cuando acuden a comprar o se dirigen hacer sus transacciones a un banco.


Las empresas de los centros comerciales destinan gran parte de su inversión a contratar guardias de seguridad privados, así como los sistemas de circuito cerrado más avanzados para vigilar óptimamente cada rincón de las instalaciones.


El sitio Seguridad en América, difundió una entrevista con Elías Mizrahi, director de relación con inversionistas de la firma Fibra Danhos, quien detalló sobre las medidas de vigilancia y protección que han aplicado en un centro comercial  ubicado en la conflictiva alcaldía de Iztapalapa, Ciudad de México, donde trabajan 90 guardias de seguridad.


“Tenemos más de 300 cámaras, adicionalmente tenemos sensores, vigilancia, un búnker en el sótano comercial conectado al C5 (Centro de Atención a Emergencias y Protección Ciudadana de la Ciudad de México) y contamos con comunicación constante con los policías de la zona. Todos los locales comerciales tienen un botón de pánico conectado a las radios de los policías y el bunker”, manifestó el directivo.


Agregó que otro detalle que les ha funcionado es tener guardias de seguridad con turnos de 12 horas y no de 24.


En conclusión, hay empresas que apuestan por tener mayor tecnología, disminuir el número de guardias y apoyarse con los servicios policiacos de la ciudad.